martes, 31 de enero de 2012

Las inquietantes predicciones para 2030

En 2030, la demanda global de alimentos habrá aumentado un 50%, la de energía un 45% y la de agua un 30%

La gran pregunta es cómo responderá la economía mundial a estas exigencias sin precedentes en la historia de la humanidad.
Ésa es la meta clave que debe concentrar desde ya la mente y la energía de gobiernos y organismos internacionales, según un informe divulgado este lunes por el Panel de Alto Nivel sobre Sostenibilidad Global.
El grupo de expertos y funcionarios, que incluye a la actual ministra de Medio de Ambiente de Brasil, Isabella Teixeira, y a la ex secretaria de Medio Ambiente de México, Julia Carabias, fue designado por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.
El panel señala que los actuales patrones de consumo, fundamentalmente en Occidente, no son sostenibles y es hora de cambiar la dirección de la economía.
La salud y la educación deben mejorar, los subsidios a los combustibles fósiles deben cesar y los gobiernos deben considerar otros indicadores económicos, además del Producto Bruto Interno, advierte el panel.
El actual modelo económico, "nos está empujando en forma inexorable hacia los límites de los recursos naturales y los sistemas ecológicos que hacen posible la vida a nivel planetario", señala el informe.
El panel recomienda más de 50 medidas que deben ponerse en práctica y advierte que la actual crisis financiera "fue causada en parte por reglas de mercado que alientan la mentalidad cortoplazista y no premian las inversiones sostenibles".

Desigualdad

"Nuestro informe deja en claro que el desarrollo sostenible es más importante que nunca dadas las múltiples crisis que afectan actualmente al mundo", señaló durante el lanzamiento del informe en Addis Ababa el presidente de Sudáfrica Jacob Zuma, quien copreside el panel junto a la mandataria de Finlandia, Tarja Hanonen.
Uno de los temas centrales del informe es la necesidad de mejorar los niveles de equidad. El documento señala que si bien los índices de pobreza a nivel global han disminuido, tanto el número de personas con hambre como la desigualdad en la distribución de la riqueza han aumentado.
El acceso a agua potable ha mejorado, pero al menos 2.600 millones de personas en el mundo carecen de sistemas de sanidad aceptables.
Las mujeres, por otra parte, siguen siendo "frecuentemente excluidas" de las oportunidades a nivel económico.
"Eradicar la pobreza y mejorar la equidad deben ser prioridades a nivel mundial", señaló Tarja Halonen, quien recalcó especialmente la "necesidad de reducir la creciente brecha entre los grupos de menor y mayor ingreso".

Fin a los subsidios

El informe, titulado "Personas con resistencia, planeta con resistencia: un futuro que valga la pena elegir", incluye 56 recomendaciones concretas que de ser implementadas, tendrían implicaciones profundas para todos.
Los gobiernos deben incluir en el precio de los bienes el verdadero costo ambiental de producirlos, lo que llevaría a un sistema económico que "protege los recursos naturales", señala el documento.
Todos los productos deben llevar en sus etiquetas información sobre su impacto ambiental, para hacer posible que los consumidores tomen decisiones basadas en datos reales.
Con el apoyo de la ONU, los gobiernos deben elaborar indicadores de rendimiento económico que van más allá del Producto Bruto Interno y miden la sostenibilidad del sistema económico.
El informe también recomienda que los gobiernos cambien la regulación del mercado financiero para promover inversiones más estables y sostenibles.
Y los subsidios que tienen un efecto prejudicial en el medio ambiente deben ser gradualmente eliminados, según el documento.
La ONU estima que los gobiernos gastan a nivel global más de US$400 mil millones cada año en subsidiar los combustibles fósiles. Y estima que sólo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, destina un monto similar a subsidios agrícolas.
El panel señala que deben establecerse nuevas metas para el acceso universal a la energía sostenible para 2030 y a internet de banda ancha en 2025.
También afirma que debe establecerse un "fondo global para educación", que permita cumplir las actuales Metas de Desarrollo del Milenio de lograr acceso universal a la educación primaria en 2015 y a la educación secundaria en 2030.
Esta y otras metas deben incorporarse en un nuevo conjunto de Metas de Desarrollo Sostenible en los próximos años, señala el panel.
Muchos de los objetivos y medidas recomendadas coinciden con las incluidas en un borrador de la ONU para Rio+20, la conferencia sobre desarrollo sostenible que tendrá lugar en junio dos décadas después de la Cumbre de la Tierra de 1992.

Generaciones futuras

El panel de alto nivel incluye a Gro Harlem Brundtland, la ex primera ministra de Noruega que presidió la llamada Comisión Brundtland en 1987.
El informe divulgado en aquella época contiene una de las definiciones más conocidas de desarrollo sostenible como "desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades".
Veinticinco años después, el nuevo informe concluye que si bien ha habido progreso en varios campos, como la reducción de la pobreza, el modelo de desarrollo actual dista de ser sostenible.
"Este informe es divulgado en un momento de volatilidad económica global e incertidumbre", señala el documento.
"Las economías están frágiles, la desigualdad está creciendo y la temperatura global del planeta sigue aumentando. Estamos poniendo a prueba la capacidad del planeta".
Para afrontar la crisis actual, concluye el informe, "necesitamos un cambio dramático, comenzando por modificar la forma en que pensamos sobre las generaciones futuras y los ecosistemas que hacen posible nuestra vida"..

lunes, 30 de enero de 2012

JEFATURA DE GABINETE

Designan a cuarenta empleados para evaluar a los medios

Los nombramientos fueron publicados en el Boletín Oficial en los últimos tres meses. Controlan la información que se difunde sobre el Gobierno en diarios, radios,TV y las web.

La mayoría de los que cumplen esta función son menores de 30 y militan en la agrupación juvenil kirchnerista La Cámpora.
La mayoría de los que cumplen esta función son menores de 30 y militan en la agrupación juvenil kirchnerista La Cámpora.
Como si no existieran suficientes pruebas sobre la obsesión presidencial con la comunicación, el Gobierno creó un área específica para revisar con lupa el contenido de diarios, portales web, emisiones de radio y televisión . La Dirección de Seguimiento y Monitoreo -así se llama la nueva estructura- funciona dentro de la Jefatura de Gabinete y no está vacía: en los últimos tres meses, el Boletín Oficial consignó la contratación de 40 personas para que se dediquen a controlar lo que se publica sobre el Gobierno.
"Efectuar la evaluación, seguimiento y monitoreo de las emisiones vinculadas con la comunicación oficial", es una de las principales funciones de la Dirección de Seguimiento y Monitoreo de la Subsecretaría de Comunicación Estratégica, tal como figura en la decisión administrativa que le dio origen.
Para realizar ese trabajo, el Gobierno contrató a 40 personas para que hagan seguimiento y monitoreo de televisión, radio, portales web y medios gráficos.
La mayoría de los que cumplen esta función son menores de 30 y militan en la agrupación juvenil kirchnerista La Cámpora , según pudo corroborar Clarín .
El máximo responsable de esa área es el Jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, quien la tenía bajo su mando incluso antes de llegar a su actual puesto, cuando era Secretario de Comunicación Pública.
Al frente de la tarea se encuentra Juan Buono, que integra el círculo íntimo del diputado Andrés Larroque, secretario general de la organización K. Cuando Clarín llamó a Buono para preguntarle en qué consistía su trabajo, el director de Seguimiento y Monitoreo respondió: "No es un diario con el que tenga ganas de hablar. No tengo nada contra vos pero no tengo ganas de hablar con el medio".
La Secretaría de Comunicación Estratégica se volvió un organismo inasible. Está en un proceso de reestructuración y aún no saben en qué esfera del organigrama quedará. Sí es seguro que seguirá en manos de Abal Medina. Mientras tanto, "los chicos" que realizan el seguimiento de medios mudaron su oficina desde la Casa Rosada a la Jefatura de Gabinete, en la avenida Julio Roca.
El Poder Ejecutivo ya contaba con una Dirección de Seguimiento y Monitoreo que se encargaba de relevar lo que publicaban los medios, incluso desde antes de que llegaran los Kirchner al poder.
Tradicionalmente, era una tarea de la Dirección General de Prensa y Comunicación , que confeccionaba un resumen de lo publicado y distribuía el resultado de ese "clipping" entre los funcionarios. Eso todavía se sigue haciendo. Lo nuevo es esa estructura paralela construida por Abal Medina y colonizada por La Cámpora.
Una fuente de la Secretaría de Medios reconoció ante Clarín que no sabe específicamente qué tipo de monitoreo hacen desde la Subsecretaría de Comunicación Estratégica pero señala que quien la maneja es el actual subsecretario de Comunicación Pública, Rodrigo Rodríguez.
El ex novio de la diputada Victoria Donda, "Rodra", es la mano derecha del "Cuervo" Larroque y amigo de Buono. Los tres se conocieron en el Nacional de Buenos Aires. Veinte días después de haber sido designado como Director de Fortalecimiento de la Democracia, en 2009, Larroque los llamó para que trabajen junto a él. Desde entonces compartían espacio en la gestión, hasta que Larroque fue electo diputado.
La obsesión del ex presidente Néstor Kirchner por los medios ya había hecho que en su gobierno creciera el seguimiento de la información publicada. La revista Noticias dio cuenta en 2006 de que, en la Casa Rosada, funcionaba la Unidad del Sistema Informativo de la Nación Argentina (USINA) en la que 60 personas preparaban cuadernillos de más de 100 hojas con las noticias diarias para los principales funcionarios.
Cristina mantiene esa tradición. Los gordos tomos ahora superan las 300 páginas y suelen abrir con las notas de Tiempo Argentino y Página/12. Al final, ubican los artículos de La Nación y Clarín , en ese orden. Llama la atención el título que le pusieron a estos informes, puesto que según la Real Academia Española, usina es un "medio que genera informaciones no confirmadas y tendenciosas".

domingo, 29 de enero de 2012

ASIGNACION POR HIJO Y DISTRIBUCION DEl INGRESO

Incertidumbre en la información

Por Artemio Lopez
27/01/12 - 11:28

La disputa política trasladada a los medios hace imposible dar por cierto lo publicado.
En líneas generales en el país mediático, toda información es cierta y su contrario también, lo que configura un contexto muy pedagógico para muchos ciudadanos sobre el acceso y consumo de medios de información que, esperemos, trascienda lo coyuntural y deje su impronta en el tiempo.
En ese punto de incertidumbre estamos en la circulación de información en Argentina, como en muchos países de la región, y cada cual debe formar como pueda su propio criterio y seleccionar data, a riesgo de transformarse en un diletante.
Uno de los puntos en disputa donde también circulan múltiples análisis, diagnósticos, descripciones, etc., es la situación de pobreza por ingresos y por debajo de ella, la distributiva.
La pobreza en el país se publica en una amplia góndola de valores que van desde el 10% laico oficial al 37% católico del Observatorio de la Deuda Social, y luego transita toda la gama intermedia posible de incidencia.
La distribución del ingreso recorre un camino de incerteza similar que la sitúa en algunos informes como la peor de los últimos años –en línea con la existente en la crisis de los años 2001 y 2002–, o la mejor en orden a los valores del año 1980, lejos del patrón distributivo de mediados de los años setenta de gran equidad relativa, pero muy mejorada respecto de la crisis del neoliberalismo a fines de siglo pasado y, tras la implantación de la Asignación Universal por Hijo, también de mayor equidad que en el promedio de los años noventa.
Así las cosas, y para agregar entidad extramuros al debate, recurrimos a medios extranjeros y observamos que las mejoras distributivas realizadas en Argentina son reconocidas ya por investigaciones internacionales.
Es el caso de Oxfam, confederación internacional de 15 organizaciones que trabajan juntamente con socios y colaboradores en 98 países de todo el mundo en el combate a la pobreza (http://www.oxfam.org/es), cuyo último estudio muestra que al interior de los países que componen el G20, Brasil y Argentina son los dos que encabezan las mejoras en su patrón distributivo en un ránking donde, sobre 18 países analizados, sólo cuatro mejoraron su distribución del ingreso, como se muestra en el gráfico. Para más información leemos en El País de España:
Sólo cuatro países del G20 han reducido la desigualdad desde 1990, según Oxfam.
La ONG destaca que México, Brasil, Argentina y Corea del Sur acortaron la disparidad de ingresos. El informe censura la falta de avances para hacer un uso más sostenible de los recursos naturales…
Para su estudio, Oxfam utiliza una nueva base de datos que permite una comparación homogénea entre países. Del estudio se excluye a España, como ocurre con frecuencia en los análisis sobre el G20, a cuyas cumbres asiste en calidad de invitado permanente. El resultado del estudio de la ONG es coherente con otros. Sólo en los socios latinoamericanos del G20 (México, Brasil y Argentina) y en Corea del Sur se ha reducido la desigualdad (medida por el coeficiente de Gini) en las dos últimas décadas. En los tres países con mayores reservas (Rusia, China y Japón) es donde más ha aumentado la desigualdad. Y Francia, el país del G20 más equitativo en el reparto del ingreso, es también donde menos ha avanzado la desigualdad entre los países ricos…
Nota completa de El País, disponible en este link:
http://www.elpais.com/articulo/economia/Solo/paises/G-20/han/reducido/desigualdad/1990/Oxfam/elpepueco/20120119elpepueco_9/Tes
Informe completo de Oxfam,
disponible en este link:
https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/bp157-left-behind-by-the-g20-190112-es.pdf
*Director Consultora Equis.
REPORTAJE A IGNACIO RAMONET SOBRE EL MUNDO Y SUDAMERICA

“El progresismo puede tener varios años por delante”

Periodista y escritor, Ramonet dijo a Página/12 que la mayoría de los gobiernos de Sudamérica cumple la función de los socialdemócratas europeos en los ’50 y que si no cometen errores pueden aspirar a un ciclo largo de gobierno.
 
Por Martín Granovsky
Desde Porto Alegre
Nacido en Pontevedra y emigrado con su familia a Francia, Ignacio Ramonet dirige hoy Le Monde Diplomatique en español. Fue uno de los animadores del primer Forum en 2001 y es uno de los periodistas que más recorren el mundo y observan sus distintas realidades.
–Sobre el final del Forum hay derecho a preguntarse si fue útil y qué cambió respecto del primer foro, el del 2001.
–Cuando el foro se creó, no había en América latina otro gobierno de los que yo hoy llamo neoprogresistas que no fuera el de Hugo Chávez, que además vino al foro. Al año siguiente, en 2002, por primera vez Chávez se declaró socialista. También vino Lula cuando aún no era presidente, sino candidato. Ahora en cambio los gobiernos neoprogresistas están llevando a cabo las políticas de inclusión social y al mismo tiempo el foro es menos un foro de los movimientos sociales. Es un foro en el que se discutió la crisis europea, el movimiento de los indignados en general (los chilenos, Wall Street, etcétera) y la cuestión de la memoria. La jornada de Flacso del viernes, el día de conmemoración del Holocausto, fue una de las actividades centrales. La organizaron el Forum Social Temático y el Foro Mundial de la Educación. Hasta ahora ésos no eran temas del foro. Los indignados son un tema que no lleva más de un año, y el debate sobre la memoria no se había planteado de esa manera. Dominaban el antiimperialismo y la denuncia de las guerras de los Estados Unidos en Irak o en Afganistán. Se está llegando a un nivel diferente. Los gobiernos aquí en Sudamérica lo están haciendo globalmente bien. Pero ojo, llega una nueva etapa y hay que mejorar ciertos aspectos cualitativos.
–¿Qué habría que mejorar en América del Sur?
–No creer que esta bonanza que está viviendo América latina va a ser duradera. Depende del éxito norteamericano y europeo y de si hay baja o no en la economía china que afecte a potencias agrícolas o mineras.
–Uno de los puntos es cómo aprovecha América del Sur su actual ventaja por los precios beneficiosos de los productos primarios que vende para que otra vez el rédito principal no sean palacios franceses en medio de la pampa húmeda.
–La economía funciona por ciclos. En Europa no podemos hablar de palacios en medio de la nada pero sí de grandes aeropuertos modernísimos que ahora casi no funcionan u óperas en medio de ciudades pequeñísimas. La riqueza ha pasado y no siempre se ha sabido aprovechar. Aquí, en Sudamérica, la solución es crear más y más mercado interior. Y mercado interior protegido. Y también ampliar los intercambios en el marco de la solidaridad latinoamericana. Ahora el mercado latinoamericano tiene que articularse para que haya masa crítica para todos. Si no, Brasil se desarrollará pero Uruguay no. Ahora que desaparecieron 80 millones de pobres hay una clase media que consume. Brasil introdujo la tasa sobre la producción de automóviles frente a China y aumentó esa tasa en un 30 por ciento. Es protección y es correcta.
–¿Qué discusión mundial nueva apareció en el Forum?
–Por lo pronto, muchos constataron que, más allá de las opiniones, la globalización existe. Si existe hay que analizarla y ver cómo evitar los inconvenientes de la globalización. A escala mundial en una mesa sobre la crisis del capitalismo, una de las opiniones fue que había que pensar quizás en desglobalizar y reducir la globalización. No hay solo una crisis económica. Hay una crisis de la política, de la democracia, alimentaria, ecológica. Muchos países latinoamericanos no están pensando en las otras crisis, en particular en la ecológica. Boaventura de Souza Santos subrayó que no es normal que se acuse a comunidades indígenas y se las acuse de terroristas cuando quieren proteger el medio ambiente. Las realidades van cambiando. El Movimiento de los Sin Tierra de Brasil, que antes ocupaba tierras, no lo hace porque no las tiene. Cualquier pedazo de tierra es soja. Y como el MST cuando se asienta realiza producciones ecológicas, el agronegocio se lo reprocha.
–La discusión ecológica es clave también porque habrá una cumbre mundial en Río en junio.
–La precaución ecológica es algo que se ha recordado y que en cierta medida hace que los gobiernos estén pensando en hacer las cosas bien. Dilma dijo que quería dar casas a la gente. A mí me parece muy bien, realmente muy bien. Pero tengamos cuidado de no llegar al pragmatismo chino, que en nombre del desarrollo destruye lo que se oponga a esa idea, y terminemos entrando sin necesidad en una gran contradicción.
–Dilma diría: “Está bien, Ignacio, pero yo tengo que gobernar Brasil y terminar con la miseria”.
–Es que la preocupación ecológica y la social no se oponen. El Forum apreció mucho que Dilma haya decidido venir aquí y no haya viajado al Foro de Davos. Cuando Lula vino y dijo que luego se marchaba a Davos, alguien le dijo: “No se puede servir a dos amos a la vez”. Es una frase bíblica. “Hay que escoger.”
–Quizá Lula necesitaba ir a Davos porque también eso ayudaba a la consolidación política de su gobierno y en cambio hoy Brasil no necesita de Davos.
–Claro, las condiciones cambian. Y el foro debe cambiar también. Antes muchos dirigentes o presidentes venían a nutrirse. Chávez y Lula, a quienes ya nombré. También Evo Morales, Rafael Correa y Fernando Lugo. Para algunas discusiones, una reunión del foro puede tener hoy un mayor sentido en Europa, para discutir allí mismo la tremenda crisis. El año próximo está previsto que tenga lugar en un país árabe, porque los movimientos sociales no sólo se están desarrollando, sino que han conseguido ganar en dos países. Y hay nuevas discusiones, por ejemplo entre movimientos sociales laicos y movimientos sociales islamistas.
–¿Qué podría discutirse en Europa?
–En Europa hay ya algunas discusiones que se producían en América latina. Una idea de que la política está gastada y hace falta una renovación política. Que la sangre y la vitalidad nueva van a venir por el movimiento social. De esa vitalidad puede surgir un cambio. Este foro no tendría el mismo sentido organizado en Madrid, Atenas o Barcelona, donde hay sociedades que sufren y a la vez registran en algunos sectores gran voluntad de cambio. Aquí, en Sudamérica, por suerte para ustedes, hay situaciones donde la preocupación es seguir creciendo y cómo hacerlo mejor.
–¿No hay un riesgo de endiosar a los movimientos sociales como factores de cambio? Si no hay construcción política, ¿no se diluyen?
–Sí, es importante ver cómo se pasa de un momento a otro. Todavía no estamos en esa etapa en Europa, me parece. Aún no. Nadie expresa mejor el sufrimiento social que el movimiento social. Pero si no se da el paso a la política, todas las grandes crisis siempre sirven a la extrema derecha, que aparece como bajo la forma de movimientos y partidos antisistema. Prometen los cambios más radicales, demagógicos, transformacionales. Es importante que el sufrimiento social se encarne en movimientos que tengan vocación de implicarse en la política.
–¿Por qué todavía no ocurre ese paso?
–Entre otras cosas, en mi opinión, porque hacen falta líderes. Hasta el momento el movimiento social incluso rechaza tener líderes. Son muy igualitaristas desde el punto de vista del funcionamiento democrático. Es como la enfermedad infantil del movimiento social. Ya llegará el momento de la adolescencia o la madurez, cuando seguramente se generarán líderes. No líderes salvadores. Hablo de dirigentes democráticos que puedan entender al movimiento social y ayudarlo a encontrar respuestas. Después de la crisis del sistema político venezolano, el final de lo que se llama el “puntofijismo”, ¿habría habido cambios sin Chávez y lo que él representaba? Y me hago la misma pregunta con Ecuador y Correa, Bolivia y Evo, Brasil y Lula, la Argentina y Kirchner.
–¿Y cómo funciona la relación entre los líderes, los movimientos y los partidos en esos países de Sudamérica?
–Mi percepción es que hoy los partidos tienen menos influencia que hace diez años y los movimientos sociales también porque los gobiernos están haciéndolo todo. Los líderes de los gobiernos conducen el cambio. Hubo una energía social que produjo el cambio pero el cambio está tan encarrilado que a veces hay una desvitalización de la política que paradójicamente no molesta demasiado.
–Tal vez con las construcciones políticas ocurra lo mismo que con los ciclos económicos. Quizá deban o puedan ser realizadas antes de que el ciclo actual de gobiernos sudamericanos termine.
–La función de estos gobiernos es muy semejante a la de los gobiernos europeos de los años ’50 que, esencialmente, fueran conservadores o progresistas, tenían como funciones construir el Estado de bienestar, reconstruir cada país después de la guerra y aumentar el nivel de vida de la gente. Eso les dio 40 años de estabilidad política. Pero se terminó. Si los neoprogresistas sudamericanos no lo hacen demasiado mal, quizás haya por delante varios decenios como si fueran la socialdemocracia nórdica. Hoy mejoran estructuras, el nivel de vida, crean trabajo. No es casualidad que sean gobiernos neoprogresistas los que están trabajando bien. Así ocurrió con los viejos partidos socialdemócratas. Además, la construcción del Estado de bienestar y el aumento del nivel de vida termina con cualquier tipo de recurso para las oposiciones tradicionales conservadoras. Ahora la gente percibe cómo los países reconstruyen sociedades derruidas. Las favelas eran pensadas como una fatalidad. Para la derecha, era así porque es así. Pero la fuerza de la derecha desapareció, y también el elemento militar. Las leyes de la memoria son las que deben culpabilizar –sin venganza, con documentos y base histórica sólida– y establecer responsabilidades. No vengarse, sino terminar con la impunidad. A pesar de que lo que voy a decir parece escandaloso, estamos en el momento más fácil de Sudamérica. Si no hay errores y una gestión tranquila, los gobiernos de signo neoprogresista pueden quedarse en el poder mucho tiempo. Por eso hay que pensar bien las sucesiones políticas. En la Argentina eso funcionó bien. En Brasil, lo de Lula fue ejemplar. Es una lección. Y por eso hoy Dilma tiene más aprobación popular de la que tenía Lula en su primer año de gobierno.