miércoles, 29 de febrero de 2012

Los jóvenes no tenían en TV un lugar donde hablar de política"

La conductora Daniela Niremberg rescató el valor cultural del magazine "1.000 manos". "Entre risas les damos información a los chicos", dijo sobre el envío que emite Canal 7.

02-29-escenario
Una belleza que asomó en tiras infantiles y juveniles, pero ahora tomó la conducción como un nuevo desafío. A partir de "1.000 manos" Daniela Niremberg ganó popularidad en la televisión.

  • valorar
La actriz Daniela Niremberg, conductora de "1000 manos", el magazine juvenil que se emite en las mañanas de Canal 7, destacó la importancia de "construir un espacio televisivo pseudo-político de compromiso que le acerque a los más chicos información importante en un lenguaje normal".
"No había en la pantalla chica un lugar hecho por jóvenes y para jóvenes donde se hable de cultura o política en un lenguaje para ellos, pero nosotros entre risas, bromas y actividades les vamos dando información", resaltó Niremberg.
"1000 manos", que se emite de lunes a viernes de 10 a 11.30 por la Televisión Pública, es un magazine en vivo con propuestas pedagógicas y entretenidas para introducir a niños y adolescentes en el mundo del arte, el diseño, el pensamiento, la tecnología y la ecología.
De la mano de un grupo de jóvenes especialistas en alimentación, manualidades, informática, entre otras tantas especialidades, el programa se sucede con un ritmo descontracturado y vertiginoso.
"Me interesó la propuesta porque era una veta que no conocía, que estaba buena y me daba la posibilidad de jugar con otra profesión dentro de lo que a mí me gusta hacer, que es actuar y estar en contacto con la gente", comentó la actriz que recientemente filmó "Mar del Plata", la ópera prima de Jonathan Klajman.
Y con el norte puesto en acercar un producto diferente a los más chicos, "1000 manos" apunta a coordinar actividades pensadas para jóvenes de la mano de un equipo que aglutina a artistas y profesionales.
"Vienen personajes muy importantes, pasaron nombres súper grosos. Por ejemplo, que en un programa destinado para chicos pueda aparecer el arquitecto Clorindo Testa para nosotros es una señal de que se puede hacer algo distinto", evaluó Niremberg sobre el ciclo.
"En otro canal -completó- no estaría la posibilidad de que exista algo así; pero en la TV Pública el rating no importa tanto, lo que te da un piso más estable y menos vertiginoso para hacer este tipo de programas".
Y la respuesta del público no se hizo esperar: el programa que salió el aire el 15 de agosto pasado, actualmente suma cada día alrededor de 300 nuevos amigos por Facebook y otras redes sociales.
En ese sentido, la conductora llamó a "desmitificar la importancia de las mediciones de audiencia de Ibope, un sistema que se mide con 800 aparatitos en Buenos Aires y Capital Federal, y empezar a prestar atención al acceso que tiene la gente a los programas".
"La Televisión Pública se mira más que nada en el interior del país y para medir eso también ayudaron mucho las redes sociales que permiten ver la repercusión; y nosotros tenemos mayoría de televidentes en el interior del país donde el rating pareciera que no importa", criticó.
No obstante, Daniela remarcó que trabajar en Canal 7 también la expone y buscó dejar en claro su posición. "Yo trabajo en la TV Pública y en eso sí corro un riesgo, porque no estoy atrás de un personaje, sino que soy yo diciendo lo que digo", destacó la intérprete.
"Toda la información que mostramos tiene que ver con un apoyo lógico al gobierno por el lugar en el que trabajamos, pero no voy a mostrar nada con lo que yo no estoy de acuerdo y está bueno aprender a regular esas cosas", agregó con suficiente claridad.
Por eso, Niremberg manifestó la necesidad de "separar a los actores de la competencia ideológica entre los canales, porque lo artístico es lo artístico y la ideología es mía y no tiene nada que ver con mi trabajo".
Y por fuera de su labor diaria, la actriz volvió por tercer año consecutivo a ponerse en la piel de Lía, una montonera que, en la comedia "El secuestro de Isabelita" de Daniel Dalmaroni, que se presenta en el Teatro del Pueblo, de Buenos Aires, decide secuestrar a Isabel Perón para evitar el golpe de Estado pero, por equivocación, terminan raptando a Isabel Pavón, una mujer de apellido similar.
"Está bueno que se recuerden estos temas, nunca se había hecho una obra que hable de montoneros, dictaduras y de Perón en tono de comedia y si bien aún todos tenemos muchas heridas abiertas relacionadas a los desaparecidos, la gente se enganchó enseguida con la obra", concluyó.
Desafío
Daniela Niremberg lleva 15 años de experiencia en la televisión. La actriz actuó en “Cebollitas”, destinada al público infantil; y también se destacó en una tira juvenil “Rebelde Way”. Entre otras participaciones en televisión, actuó en “Como pan caliente” y en “Ciega aa citas”. La conducción es su nuevo desafío y lo está cumpliendo con creces.
MEDIOS Y COMUNICACION

Luz, cámara, acción

Federico Corbière propone mirar la historia de las industrias culturales para comprender qué es lo que está sucediendo hoy con las medidas que dicen combatir la supuesta “piratería” en Internet y denuncia un nuevo avance sobre la democratización cultural.

Final del formulario

Por Federico Corbière *

Sin lugar a dudas, Thomas Alva Edison (1847-1931) fue un genio. No sólo por su inteligencia sino por una singular habilidad para hacer negocios. El (falso) inventor de la lamparita tiene registradas más de mil patentes y una historia de “niño terrible”, que de telegrafista pasó a célebre científico.

Edison era una suerte de Steve Jobs del siglo XIX. Supo experimentar sobre toda innovación a su alcance y perfeccionarla. La bombilla incandescente (1883) sería años después fundamental para la creación de la radio a válvulas, entre otros soportes que surgirían con las industrias culturales.

El suyo fue el tiempo del cine. Su conocimiento de una base tecnológica que ya mostraba una tendencia transnacional por las rutas telegráficas, creadas por las agencias de noticias Reuters y Havas, le permitieron imaginar un mundo globalizado sobre el que se constituyó la revolución audiovisual del cinematógrafo.

Tras batallar con los hermanos Lumière, en 1902 Estados Unidos tuvo sus famosos nickelodeons (películas por cinco centavos). También, un ganador y otro invento: las primeras formas de concentración: vertical y horizontal, de lo que sería el principal oligopolio del siglo XX.

Detrás de la pantalla estaba la Motion Picture Patents Company (MPPC), organizada por Edison y conformada por nueve productoras, que no sólo vendían los derechos de exhibición sino que condicionaban a los dueños de las salas a presentar exclusivamente películas de ese pool y a pagar licencias por usar sus proyectores.

Es decir, la MPPC controlaba el soporte, los canales de exhibición, su distribución y los contenidos, anulando toda posible competencia.

La falta de control estatal y la novela negra de presiones mafiosas hicieron que los productores independientes se mudaran de Nueva York. Ese será el curioso comienzo de Hollywood, en 1914, cuyas principales cadenas hoy consolidadas reclaman por los derechos de Propiedad Intelectual.

La MPPC tuvo su final en 1918 al aplicarse la Sherman Act (ley antimonopolios). Sin embargo, su espejo actual está en la Motion Picture Association of America (MPAA), con seis grandes operadores: Walt Disney, Paramount, Sony, Twentieth Century Fox, Universal y Warner.

La MPAA apoyó todas las propuestas elevadas al Capitolio para perseguir la “piratería” en Internet, seguida de infinidad de firmas ligadas al sector.

Si bien la conmoción en el mundo cibernético dejó las iniciativas en el tintero, el operativo en Nueva Zelanda sobre Megaupload y detención de Kim Schmitz cumplen ya su efecto ejemplificador sobre otros servidores de descarga que, por las dudas, están bloqueando enlaces sospechados de infringir los derechos de autor de ésas y otras compañías.

Respecto del segmento musical no sólo algunas ONG relativizan que la digitalización destruya la industria. Dominique Leguern, anfitriona del Midem 2011 (Mercado Internacional del Disco y la Edición Musical), la mayor feria del sector, que suele reunir cerca de 8000 participantes, con 4000 empresas y más de 2000 expositores, aseguró al cierre de la edición 45ª, en Cannes: “La industria musical no está tan mal como dicen”.

En su análisis, la responsable de Virgin Records por más de una década señaló que la crisis está en el “mercado físico de los CD”, mientras “hay un crecimiento del digital” y que la industria ha demostrado capacidad para reinventarse.

La especialista explicó que el cambio está en la monetarización por canales de sincronización, aplicaciones móviles (cloud-music), sistemas de streaming por suscripción, entre otros esquemas de negocios. En tanto, aventuró que las descargas gratuitas sostenidas por publicidad no ofrecen una perspectiva viable, mientras modelos como iTunes (Apple) suelen ser aún caros, debido a que las discográficas no cambian sus políticas de precios.

Lo llamativo del caso es que el operativo del FBI en tierras extranjeras ocurrió antes de darse a conocer que Megaupload pensaba lanzar un servicio para bajar música con pago de regalías, siguiendo el camino de My Space y Bandcamp como alternativa de iTunes, lo cual dinamizaría la competencia en el sector y promovería un mayor acceso a la cultura rompiendo dos tipos de barreras: las de consumo final de los usuarios y aquellas que impiden a los realizadores darse a conocer.

Más allá de las conductas mafiosas que dieron inicio al cine y el eventual lavado de dinero de Kim Schmitz, que transforma a Edison en una carmelita descalza, lo cierto es que acciones directas como éstas retrasan y atacan toda instancia de democratización cultural.

Todo pasa en un opresivo universo orwelliano con poco rating. Justo cuando el “conventillo global”, caracterizado por el inolvidable Aníbal Ford, parecía abrir un espacio de libertad en las redes de comunicación.

* Docente-investigador. Facultad de Ciencias Sociales UBA

MEDIOS Y COMUNICACION

Acceso y participación

Diego Rossi anticipa los cambios que se producirán en breve a partir de la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y las nuevas iniciativas oficiales en materia de comunicación, pero alerta sobre la necesidad de que estos pasos estén acompañados de procesos de participación apoyados en legitimidades políticas y sociales.

Final del formulario

Por Diego Rossi *

La televisión abierta y gratuita en la Argentina por fin concretará cambios estructurales en los próximos dos años de aplicación de políticas públicas de comunicación.

Durante más de treinta años la cantidad de emisoras de TV abierta en el país se ha mantenido invariable. Más aún: en la década del ’90 se sinceró la influencia de los canales de la Ciudad de Buenos Aires en todo el país, con la legalización de las redes y la concentración de propiedad de canales del interior y las redes de TV por cable.

Millones de ciudadanos y ciudadanas que habían naturalizado la necesidad de “pagar el peaje de inclusión por consumo” de la TV por cable o satelital podrán optar ahora por la recepción gratuita con más ofertas para sintonizar. Recordemos que en media Argentina aún hoy se reciben una o dos señales de TV abierta y, a pesar de la modernización y los esfuerzos que está desplegando Canal 7, la TV pública no llega a todo el territorio.

El crecimiento del acceso federal a la TV gratuita tiene dos vías: una, a mediano plazo, por los concursos públicos de asignación de frecuencias (a partir de un histórico llamado para 220 emisoras).

Paralelamente, otra ventana de oportunidades se abre desde 2010 con el programa Argentina Conectada, por el cual el Estado está desplegando la red de antenas para la Televisión Digital Abierta (TDA). A medida de su puesta en marcha, la TDA brinda una grilla cuya variedad podría compararse con un abono básico de TV paga usual en otros países (abono básico que en Argentina los cableros no ofrecieron porque tenían la vaca atada de una audiencia cautiva por falta de ofertas en la TV abierta, por repetir en directo las señales de Capital y el exterior, y por usar al fútbol como anzuelo para el abono, entre otras travesuras de mercado).

De cumplirse las metas actualizadas en estos días por la propia Presidenta, a fines de 2013 el 95 por ciento del territorio y casi el ciento por ciento de la población estará cubierto por la TDA, elevando la accesibilidad a todos los canales locales, más los nuevos canales que salgan airosos de los concursos, más un paquete de señales públicas y privadas cuyos permisos de emisión deberán tener criterios transparentes de selección.

Mientras se produce el acortamiento de la endémica brecha de acceso a la televisión gratuita, la participación de nuevos actores sociales y la mejora de la programación son terrenos en disputa.

La Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual establece varios mecanismos para generar mejores pisos de diversidad y pluralismo, además de la propiedad de los medios, como las cuotas de pantalla y los fondos para la producción audiovisual. Las prioridades para asignar fondos públicos a una programación diversa y federal, aun con las tramas complejas que cualquier pulseada podría tener, seguirán ayudando a reducir la fuerte incidencia de los mercaderes de la información y el entretenimiento chivero y atorrante que todos conocemos.

Estamos en una situación estratégica para seguir avanzando. La visibilidad de la “cuestión audiovisual” es una conquista de la democracia argentina y de los protagonistas del debate de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Este año, además de haber pasado la prueba de legitimidad política, parlamentaria y judicial, la ley será cumplida a través del funcionamiento de la comisión bicameral, junto a los Consejos y demás institutos creados para tutelar derechos y promover definiciones colegiadas.

Comparemos el camino recorrido con las dificultades del debate en Brasil, donde aun habiéndose realizado diversas acciones colectivas, todavía no se concretó una política democratizadora; o en Bolivia, donde la nueva ministra de Comunicaciones tiene como principal misión promover consultas y consenso para lograr una ley de medios que supere los invocados fantasmas de la mordaza y el “proestatismo” gubernamental.

Por otra parte, estamos alertas ante un sistema de comunicaciones altamente globalizado tendiente a la concentración. La crisis económica en España llevó en estos días al cierre o redimensionamiento (vía Internet) de emisoras que habían comenzado con el aliciente de la televisión digital... y también llevó a la entrada de empresas multinacionales presionando otra vez hacia la TV de pago.

Hay mucho camino por recorrer, pero está claro que cuanto más fortalezcamos las prácticas comunicativas y su financiamiento con arreglo a legitimidades políticas y sociales, mejor estaremos preparados para que el canto de sirenas del ajuste y del mercado nunca nos haga retroceder los casilleros que tanto esfuerzo nos llevó avanzar.

* Profesor adjunto Políticas y Planificación de la Comunicación, UBA


firme definición del músico inglés

Roger Waters: “Las Islas Malvinas son argentinas”

ENVIAR NOTA

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News
Por:
Tiempo Argentino
El músico inglés Roger Waters, quien en marzo brindará nueve recitales en Buenos Aires, aseguró ayer que las Islas Malvinas “son argentinas”, en medio de la disputa con Inglaterra por la soberanía del archipiélago del Atlántico Sur a 30 años del conflicto armado. Además, el ex líder de Pink Floyd consideró que la guerra desarrollada en 1982 “salvó la carrera política” de la por entonces primer ministra británica Margaret Thatcher. “Las Malvinas son argentinas. En 1982 la Guerra de las Malvinas salvó la carrera política de la primera ministra Margaret Thatcher, pero mató a muchos británicos y argentinos”, se lamentó el músico inglés en declaraciones al canal Televisión Nacional de Chile.
Waters es autor de varias composiciones editadas en el álbum The Final Cut, el último disco de Pink Floyd del que participó, posterior a la Guerra de Malvinas, donde expresó su repudio al conflicto bélico.
El tema más emblemático contra la guerra de Malvinas es “Get Your Filthy Hands Off My Dessert”, donde Waters escribe: “Oh, sacá tus mugrientas manos de mi postre, qué decís, Brezhnev tomó Afganistán; Begin tomó Beirut, Galtieri tomó Union Jack. Y Maggie, un día después de mediodía, destruyó un buque con toda su tripulación, aparentemente para hacer que lo devolviera.”
Al referirse al show The Wall, que presentará en el estadio River Plate en marzo, Waters criticó los conflictos bélicos. “Me di cuenta de que cuando hice este show hace 32 años era sobre mí, pero ahora veo que es algo mayor, que es para toda la gente que está contra la guerra. Abarca temas amplios y es la lucha de las personas contra el autoritarismo”, sostuvo

martes, 28 de febrero de 2012

REPERCUSIONES SOBRE LA PUBLICACION DE LOS CORREOS ELECTRONICOS DE STRATFOR EN PAGINA/12

Wikileaks se filtra en el medio de los medios

La “liberación” de los primeros e-mails sensibles pertenecientes a la agencia de inteligencia privada Stratfor generó repercusiones en cascada en cinco continentes: la noticia fue el contenido de los envíos junto a la reaparición de Julian Assange.
Por Mariano Blejman
Julian Assange lo hizo de nuevo: en medio de una batalla feroz de Estados Unidos por bloquear los accesos a sus fuentes de ingreso, con un pedido de extradición a Suecia por violencia sexual y unos días después de que comenzara el juicio contra el soldado Bradley Manning, el creador de Wikileaks logró romper el cerco informativo –parafraseando a Rodolfo Walsh– para meterse en el coro mundial de los medios. La “liberación” de estos 5,5 millones de correos de la agencia de Inteligencia Stratfor en consonancia con unos 25 medios internacionales, entre los que se encuentra en exclusiva Página/12 para la Argentina, generó una repercusión en efecto dominó de escala planetaria: una pieza de dominó tira la otra, la siguiente toma un rumbo inesperado y finalmente todas las piezas quedan esparcidas por el suelo y ya no hay forma de levantarlas.
Ayer, mientras este diario llevaba a la tapa la tensión entre Gran Bretaña y Brasil por la presencia de Malvinas, contada por Santiago O’Donnell, también recibían acceso al material denominado Global Intelligence Files el Centro de Investigación e Información periodística de Chile, La Jornada de México, La Nación de Costa Rica, Rolling Stone de Estados Unidos, Al Akhbar de El Líbano, Malaysia Today de Malasia, Publico.es de España, Plaza Pública de Guatemala y, entre otros, The Yes Men, un grupo de activistas que habían sido investigados por los propios agentes de Stratfor en los correos que ahora este sitio tiene en su poder. Las redes sociales explotaron de comentarios, el resto de los medios levantó la noticia que venía encadenada. ¿Cuál era la noticia? Ayer, evidentemente las historias para contar eran dos bien diferentes: la primera, la reaparición de Julian Assange como marcador de agenda de noticias mundial cuando ya todos los daban por caído; la segunda, 25 medios generando sus propias agendas según sus propios intereses en los cinco continentes, gracias al hackeo de un grupo que se identifica con Anonymous. La fuente “anónima” se autoproclamó autora de la tarea de acceder a los correos de la agencia privada Stratfor a través de la popular cuenta de Twitter @YourAnonNews, que tiene más de 540 mil seguidores.
Conocedor de la lógica mediática y aprendiz de sus propios errores, Assange eligió una dispersión mucho más amplia en la elección de empresas periodísticas, centros de investigación o blogs provocadores. La vez anterior, cuando Wikileaks comenzó a liberar 250 mil cables del Departamento de Estado de Estados Unidos, había decidido elegir cinco grandes medios internacionales: The Guardian, The New York Times, El País, Der Spiegel y Le Monde. Aquella vez, los cinco grandes disfrutaron de las primeras exclusivas, escribieron grandes crónicas, realizaron trabajos interactivos, hicieron tapas de sus revistas dominicales, hablaron loas sobre el “nuevo” periodismo científico pero finalmente –hecho su negocio– terminaron rompiendo con Wikileaks. Ayer, en estos grandes medios, la información sobre los correos de Stratfor fue publicada en las secciones de “Tecnología” o “Medios”.
Según el propio Assange, el error de Wikileaks en sus primeros tiempos había sido pensar que simplemente con liberar la información a través de Internet los bloggers y la comunidad de Internet iba a hacer su trabajo, iba a investigar y escribir historias motu proprio. Luego comprendió Assange que necesitaba los medios tradicionales para analizar la información, para interpretarla y marcar repercusión política (el poder todavía lee los diarios, aunque sean digitales). Esta vez apostó a una red mucho más amplia de medios y sin lugar a dudas mucho menos tradicionales, más jóvenes y –claro– sin relación con Stratfor. Basta con ver a los desgarbados franceses de Owni.fr para comprender la diferencia de cobertura que anteriormente hizo el pacato Le Monde.
¿Pero cuál fue el primer dominó de esta nueva saga? ¿Cómo se acomodaron las piezas para que esta tanda de 20 gigas de información saliera del cuartel central de Stratfor y pasara (y pasará) a ser el eje de las noticias y conversaciones durante un buen tiempo? Públicamente se asocia a un trabajo de Anonymous, este colectivo de activistas digitales, que tuvo su momento de esplendor en el momento más caliente del Cablegate, cuando comenzaron a “tirar” sitios de aquellas empresas que le estaban cortando los suministros a Wikileaks. Entre ellas estaban Visa, Mastercard y PayPal, sitios del FBI, la CIA y el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Esta es la primera vez que se conoce una asociación directa entre la amorfa y oculta asociación Anonymous y el sitio Wikileaks, una organización con ambición de megapopularidad.
El domingo, un miembro de Anonymous se comunicó con el periodista Quinn Norton, de la revista Wired, para confirmar que eran ellos quienes habían hecho la entrega de la información y explicar el motivo por el cual esta agrupación había decidido darle el “paquete” a Wikileaks antes que publicarlos ellos. “Wikileaks tiene grandes medios para publicar y liberar la información. Incluso ellos trabajan con los medios de una forma en la que nosotros no podemos hacerlo”, dijo la fuente. “Antisec consiguió ‘la mierda’ y Wikileaks sabe liberarla de una forma apropiada.” ¿Qué es Antisec? Antisec es, de alguna manera, el brazo armado de Anonymous, que ha decidido ‘hackear’ cada viernes a favor del libre flujo de la información. El objetivo de hackear Stratfor, según anunciaron integrantes de Antisec, tenía que ver con las estrechas relaciones de esta empresa, no sólo con las grandes compañías, sino también con entidades gubernamentales de todo el planeta.
De alguna manera, este nuevo lanzamiento de correos electrónicos generados por una empresa privada que realiza inteligencia a escala global y que tiene clientes y fuentes públicas (por lo tanto podría decirse que es de interés público) inaugura también un nuevo tipo de relación periodística: hackers trabajando para conseguir información sensible de interés público, que luego llegará a los grandes medios pasando por el tamiz de Wikileaks.
Tres propietarios del diario El Universo y un editor sentenciados a prisión y a pagar una multa de U$S 40 millones

El presidente Correa perdonó a los periodistas condenados por injurias

El mandatario ecuatoriano desistió, al mismo tiempo, de una demanda contra los autores de un libro. “Hay perdón pero no olvido”, dijo Correa, que luego fustigó a “la prensa abusiva” que arremete contra los gobiernos progresistas.

ENVIAR NOTA

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News
Por:
Tiempo Argentino
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, perdonó a los tres propietarios del diario El Universo y a su ex editor de la página de opinión, tras un juicio por injurias en el que habían sido sentenciados a tres años de prisión y al pago de una multa de 40 millones de dólares, la moneda de curso legal en el país andino desde el año 2000. “Decidí ratificar algo que hace tiempo estaba decidido en mi corazón, perdonar a los acusados, concediéndoles la indulgencia de las condenas que merecidamente recibieron”, dijo el mandatario.

Correa anunció que también desistirá de la demanda por injurias iniciada contra los dos autores del libro El Gran Hermano, sentenciados a pagar una multa de un millón de dólares cada uno. “Ya nadie les cree y no vale la pena perder tiempo”, dijo. Aclaró que “hay perdón pero no olvido” y agregó que “la prensa abusiva fue vencida, esa prensa que ante la derrota contundente de la derecha y los grupos conservadores se ha convertido en un actor político beligerante contra los gobiernos progresistas, que arremete de forma ilegítima, deshonesta y prepotente contra las conquistas democráticas de nuestros pueblos.”
En marzo de 2011, Correa había querellado a los directivos de El Universo y su ex editor Emilio Palacio por el cargo de “injurias calumniosas” en un editorial publicado en el diario. Días antes, Palacio había escrito –sin prueba alguna dijo el fallo judicial– que el mandatario “ordenó fuego a discreción” contra un hospital durante la asonada policial del 30 de septiembre de 2010. Según Correa, con esa afirmación se lo tildó de “criminal de lesa humanidad”. En tres instancias, los acusados fueron condenados de la misma manera: tres años de prisión y multa de 40 millones de dólares.
Palacio se autoexiliado en Miami y pidió asilo político a los Estados Unidos, mientras que Carlos Pérez, uno de los tres propietarios del diario, recibió refugio de Panamá y permanece en la embajada de ese país en Quito desde el 17 de febrero.
Correa dijo ayer que “este ha sido un juicio duro, de la dictadura mediática versus la verdadera democracia”. Destacó que con el juicio se lograron tres objetivos. “Primero, demostrar que El Universo mintió, atentando contra la Constitución y los Derechos Humanos y la más elemental ética.” El segundo fue el de “evidenciar que los responsables no son los malquerientes que se prestan a cualquier cosa (refiriéndose casi despectivamente a Palacio), sino los directivos del medio y el propio medio”. Y tercero: “Lograr que los ciudadanos de Ecuador y de toda nuestra América superen el miedo a la prensa corrupta y abusiva y saber que con la ley en la mano se los puede enjuiciar.”
Tras conocerse el perdón presidencial, el canciller Ricardo Patiño anunció que asistirá a la audiencia convocada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para el 28 de marzo en Washington, en el proceso de pedido de aplicación de medidas cautelares a favor de los dueños de El Universo. Tanto la CIDH como la empresarial Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y la organización francesa Reporteros sin Fronteras (RSF) habían salido a cuestionar al gobierno democrático de Ecuador. <
Ansa, dpa y AP
los trabajadores despedidos de artear marcharán a la sigen

Amplían denuncias contra el Grupo Clarín por Canal 13

Esperan el inicio de acciones judiciales y la caducidad de la licencia.

ENVIAR NOTA

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News
Por:
Tiempo Argentino
Trabajadores despedidos de Canal 13 marcharán mañana a la Sindicatura General de la Nación para ampliar las denuncias ante ese organismo por asociación ilícita a los dueños del Grupo Clarín, Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto y Lucio Pagliaro, y al ex presidente Carlos Menem.
La marcha y las nuevas imputaciones al multimedios fueron anunciadas para las 18 por el ex delegado del personal de Canal 13, José Carbonelli, quien adelantó que “el síndico general de la Nación, Daniel Reposo elevó el primer informe a la Procuración del Tesoro con la corroboración de las denuncias y pruebas presentadas para iniciar las acciones judiciales correspondientes”. Debido a la gravedad de las denuncias de los trabajadores despedidos, de comprobarse las imputaciones, las penas pueden llegar incluso a la caducidad de la licencia de Canal 13.
En el acto planeado para mañana, los trabajadores cesanteados denunciarán que durante la presidencia de Menem, por resolución del ex COMFER se otorgó una exención de pago de gravámenes a Artear SA por 28 millones de dólares, como así también que ese mismo organismo redujo un 5% las multas aplicadas a esa empresa a través de dos decretos. “El Estado Nacional se vio privado de percibir, por estos dos hechos delictivos, más de 310 millones de dólares que legalmente le correspondían y que debió haber pagado la empresa del Grupo Clarín, Artear SA”, afirmó el ex delegado y agregó: “Como se podrá apreciar, en estos actos de corrupción señalados, como así también en las anteriores denuncias efectuadas, se verifica tanto el perjuicio para las arcas del Estado, como el beneficio millonario por parte del Grupo Clarín, y como siempre estos acontecimientos se produjeron con total impunidad”.
Los ex trabajadores de Artear denunciarán además la desaparición del expediente por el cual se tramitó el proceso de concesión de la licencia de Canal 13 durante la privatización de los canales de televisión.
“A pesar de tantas irregularidades y de hechos delictivos comprobados por la mismas instituciones de control del Estado, nunca fue sancionado este monopolio, ni los funcionarios corruptos del gobierno presidido por Menem sino que fue protegido y beneficiado impunemente, colaborando en la consolidación y enriquecimiento irregular del poderoso multimedios”, agregó Carbonelli.
La nueva presentación ante la SIGEN se da luego de una acusación a Clarín de los ex trabajadores por la complicidad con el terrorismo de Estado al ocultar una deuda millonaria que se mantenía con el empresario Reynaldo Defranco Fantín, quién estuvo tres años detenido por la dictadura. Por esa causa, el Estado deberá indemnizar al empresario con 10 millones de pesos por haber ocultado esa deuda que debería haber pagado Artear cuando se le adjudicó la emisora.<

lunes, 27 de febrero de 2012

Internet estimula o atrofia nuestro cerebro?

Nunca el cerebro humano tuvo en la historia un impacto tan profundo como el que produce la red. Los resultados son muy positivos, dice el neurocientífico Gary Small, de la Universidad de California.

Imagen ilustrativa Imagen ilustrativa

Internet no ha cambiado solamente la forma en que las personas producen, se comunican y se divierten. Altera, además, el funcionamiento del cerebro. Esa es la conclusión de un estudio conducido por el neurocientífico estadounidense Gary Small, director del Centro de Investigaciones en Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California (UCLA).


La investigación fue hecha con voluntarios de entre 55 y 76 años, que fueron sometidos a pruebas de resonancia magnética funcional mientras navegaban por internet. “Percibimos que la exposición a la red fortalece algunos circuitos neuronales. Hacemos más con el cerebro, gastando menos energía”, explica Small. De acuerdo con el investigador, internet puede ser una fuente de ejercicios para la mente, atenuando la degradación provocada por la edad. Pero eso ocurre sólo cuando hay un uso moderado ya que la sobreexposición tiene efectos nocivos.


Periodista: Usted afirma que, desde que el hombre primitivo descubrió cómo usar una herramienta, el cerebro humano nunca fue afectado de un modo tan rápido y dramático como lo está ahora. ¿Por qué?
Gary Small: Es una consecuencia del uso de las computadoras y, más específicamente, de internet. Nuestros circuitos cerebrales están formados por las conexiones entre las neuronas, por las sinapsis. Esos circuitos responden en todo momento a las variaciones del ambiente. Al pasar horas frente a la computadora, ya sea para investigar, mandar mails o hacer compras, las personas están exponiendo el cerebro a una tormenta de estímulos. Por eso, el uso de la tecnología digital altera nuestros circuitos cerebrales.


Periodista: ¿Cuáles son las consecuencias de la exposición a los estímulos digitales?
Small: El uso de internet tiene resultados positivos para el funcionamiento del cerebro. Eso fue lo que comprobamos en estudios con un grupo de voluntarios de más de 55 años. Pero el problema surge cuando se exagera. Pasar 10 horas por día frente a la computadora puede reducir las aptitudes de una persona para el contacto personal, como mantener una conversación cara a cara.


Periodista: ¿Cómo sucede eso?
Small: Técnicamente, la sobreexposición a los estímulos constantes de internet afecta a la mayoría de los circuitos corticales y a la capa externa del área gris del cerebro, lo que incluye los lóbulos frontal, parietal y temporal. El resultado de esto es que se produce un reforzamiento de los circuitos cerebrales que controlan las habilidades tecnológicas. Pero los circuitos relacionados con las habilidades sociales son dejados de lado.


Periodista: ¿Qué tipo de habilidades sociales perdemos?
Small: Una elevada exposición a la tecnología parece disminuir nuestra capacidad de captar ciertos detalles durante una conversación. Dejamos de leer las informaciones no verbales existentes en la charla, como la postura corporal y los gestos. Esto también fue constatado en un estudio reciente, hecho con 200 personas de entre 17 y 23 años. El trabajo dio como conclusión que cuando esos jóvenes jugaban un juego violento, se reducía la habilidad para reconocer el contexto emocional de algunas situaciones. En cuanto jugaban, veían fotos de personas y no identificaban con rapidez si estaban a punto de llorar o si fruncían las cejas, con una expresión malhumorada.


Periodista: ¿Los jóvenes son los más afectados por esa exposición excesiva a la información digital?
Small: Sí. Muchas veces pasan más tiempo en internet que cultivando los contactos sociales directos. Y un joven que está en pleno desarrollo es más vulnerable. Su cerebro no desarrolló completamente el lóbulo frontal, la sección que nos diferencia de los animales y que controla los pensamientos más complejos y nuestra capacidad de planificación.


Periodista: ¿Eso acentúa las diferencias entre los jóvenes y los adultos?
Small: Sí. Además de la tradicional brecha entre generaciones, marcada por las diferencias de valores, actitudes y preferencias culturales, estamos asistiendo a la aparición de una brecha cerebral que separa a los jóvenes de los adultos. De un lado, están los nativos de la era digital. Ellos nacieron después de los ´80, en el mundo de las computadoras, en el que se sumergen las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Del otro lado están los inmigrantes digitales, aquellos que conocieron las computadoras y las tecnologías de la era digital siendo ya adultos.


Periodista: ¿Cuáles son las diferencias entre los dos grupos?
Small: Los típicos inmigrantes digitales, que en general son personas de más de 30 años, fueron entrenados de un modo muy diferente en cuanto a la socialización y al aprendizaje. Hacen las tareas paso a paso, y de a una por vez. Aprenden metódicamente y ejecutan los trabajos de una forma más precisa. Con las habilidades más dirigidas hacia el contacto social, son más lentos en lo que se refiere a la adaptación y uso de las nuevas tecnologías. Los nativos digitales son mejores para tomar decisiones rápidas y para agrupar una gran cantidad de estímulos sensoriales del ambiente.


Periodista: En un clic conseguimos la información que queremos. ¿Eso nos hace reflexionar menos? ¿Nos torna más impacientes?
Small: Creo que sacrificamos la profundidad por la amplitud. Como tendemos a buscar constantemente informaciones en internet, nuestra mente va de un sitio a otro. La tecnología nos incita a seguir siempre adelante, en lugar de hacernos parar para reflexionar. Es posible que esa característica de los medios tecnológicos, si va combinada con la exposición excesiva, nos lleve a un trastorno del déficit de atención e hiperactividad. También puede conducirnos a la adicción tecnológica.


Periodista: ¿Por qué dice usted que el exceso de tecnología provoca estrés y daña los circuitos cerebrales?
Small: La revolución digital nos sumergió en un estado de continua atención parcial. Estamos permanentemente ocupados. La atención parcial continua es diferente de la multitarea, en la cual tenemos un propósito para cada una de las acciones paralelas y tratamos de mejorar nuestra eficiencia y productividad. Cuando prestamos atención parcial de manera continua, colocamos a nuestro cerebro en un estadio más elevado de estrés. No tenemos tiempo para reflexionar, analizar o tomar decisiones meditadas. Las personas pasan a vivir en un constante estado de crisis, en alerta permanente, sedientas de un nuevo contacto o de un nuevo bit de información.


Periodista: ¿Eso ocurre en los sitios de contacto social?
Small: Sí. Cualquier tecnología en exceso, tanto Twitter como un simple mail, puede provocar este estado de excitación. Cuando nos acostumbramos a eso, tendemos a buscar el éxito en una conectividad permanente. Y eso alimenta nuestro ego y sentido de valor propio. Es algo irresistible. En ese sentido, las redes sociales son particularmente seductoras. Nos permiten satisfacer de manera constante nuestro deseo humano de compañía e interacción social.


Periodista: ¿Esto también les sucede a los inmigrantes digitales?
Small: Recientemente, muchos inmigrantes digitales se han sumergido tanto en las nuevas tecnologías que perdieron parte de las habilidades vinculadas con el contacto social. Y entonces sufren los mismos síntomas que un nativo digital típico apabullado por el exceso de tecnología: se sienten aislados cuando no están online, tienen dolores de cabeza, problemas de atención, irritabilidad y hasta fobia social. Aun cuando los inmigrantes digitales tengan bien entrenadas sus habilidades sociales y de comunicación directa, el exceso de exposición a la tecnología puede desencadenar un desequilibrio en la vida profesional y en la relación con las otras personas. Las soluciones a esto apuntan a la búsqueda de un equilibrio entre adaptarse a las nuevas tecnologías y alimentar nuestras habilidades y sensibilidades humanas.


Periodista: Su investigación también señala aspectos positivos del uso de internet.
Small: La tecnología trae problemas cuando es usada en exceso. Con un uso moderado puede ser nuestra gran aliada. Mi investigación, hecha con personas de entre 55 y 76 años, muestra que el uso de internet da como resultado un aumento significativo de la actividad cerebral. Se produce en áreas involucradas en el control de la toma de decisiones y en el razonamiento complejo, aquel que nos diferencia de los animales.


Periodista: ¿Qué significa eso?
Small: Que el uso de la web puede fortalecer circuitos neuronales. Eso nos permite hacer más con el cerebro, gastando menos energía. Después de 5 días de entrenamiento, todos los voluntarios (inclusive aquellos que no estaban familiarizados con la red) mostraron mayor actividad mental.


Periodista: ¿El problema es sólo de la tecnología?
Small: No. El impacto negativo potencial de la nueva tecnología en el cerebro depende mucho del contenido, de la duración y del contexto en que se dé esa exposición. Creo que, hasta cierto punto, las oportunidades para desarrollar las redes neuronales que controlan las habilidades del contacto cara a cara también se están perdiendo (o, al menos comprometiendo) a medida que las familias se vuelven más fragmentadas. Tal vez la tecnología sólo ayude a apartar a las personas.


Periodista: ¿Cómo será el cerebro en el futuro?
Small: En un futuro no muy distante tendremos la capacidad de monitorear y estimular la actividad de células cerebrales individuales. Los científicos ya cuentan con los aparatos necesarios para hacer esto, por medio de una proteína fotosensible controlada por luz láser, cuyos rayos podrán estimular a las neuronas. En breve también, podremos chequear y corregir nuestro circuito neuronal por medio de controles remotos, semejantes a los de la TV. Tendremos también implantes mínimos en la cabeza, que le permitirán a nuestra mente conectarse a computadoras y harán que las máquinas entiendan los comandos ordenados por el cerebro. A medida que nuestras computadoras se tornen más rápidas y más eficientes, y cuando esos implantes se vuelvan una norma, en lugar de discutir sobre la brecha cerebral entre generaciones, vamos a debatir las brechas que existen entre una computadora y un cerebro humano. Ese es uno de los temas que dominó la ficción científica durante años. Como se ve, el futuro puede ser la ficción actual.
James Petras

La independencia kelper no existe

El sociólogo estadounidense subraya que la población instalada en Malvinas se ha caracterizado en términos históricos por su total dependencia de Inglaterra, no sólo en lo material sino también en lo simbólico. Petras critica así la posición de intelectuales argentinos que recientemente plantearon que los kelpers son un sujeto de derecho, sin tomar en cuenta que la mera ocupación de un territorio no da derecho a la autodeterminación.

ENVIAR NOTA

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News
Qué evaluación hace de este resurgimiento del tema Malvinas en la agenda internacional?
–Es un problema histórico que tiene mucha importancia simbólica en relación con la afirmación de la independencia de América Latina en la actualidad. Tenemos la Unión de Naciones Suramericanas, el Mercosur, ambas organizaciones regionales que excluyen la presencia de Europa y los Estados Unidos. Estamos en una fase de proyección del regionalismo y la Argentina es parte de esta nueva ola de afirmación. Entonces, independientemente de si hay petróleo o pesca alrededor de las Islas Malvinas, el hecho es que la presencia de los ingleses, con sus barcos de guerra, es una cosa extraña, porque en este momento América Latina está bajando su dependencia.
Además, las palancas de los Estados Unidos son cada vez más débiles. La política a nivel internacional va por otro lado: por la diversificación de relaciones, la profundización de los intercambios dentro de la región, etcétera. Entonces, Inglaterra, que es hoy un poder de tercera categoría pero que todavía se cree parte del viejo imperio, utiliza las Malvinas como una bandera chauvinista para los conservadores y laboralistas que todavía sueñan con el pasado, tal como lo hizo Margaret Thatcher. Por este sueño del pasado buscan las Malvinas, una colonia perdida.
En este contexto, entonces, debemos considerar este debate como una forma de lucha simbólica: Inglaterra que tiene la ilusión de que todavía representa una fuerza mundial, y la Argentina que está afirmando la autonomía de la región y su propio papel dentro de este proyecto autonomista.
–Intelectuales argentinos presentaron un documento crítico a la estrategia de reclamo por la soberanía de Malvinas, haciendo foco en el respeto a la autodeterminación de los kelpers. ¿Cómo se ubica la voluntad de los isleños en este escenario?
–Pero, ¿qué son los kelpers? Y lo pregunto de forma retórica. Los kelpers viven de las subvenciones de Inglaterra, están sometidos a la propaganda de Inglaterra. Hablar de la autodeterminación de los kelpers es una broma de mal gusto, son una colonia. Es como decir que en Sudáfrica los blancos tienen el derecho de autodeterminación por el solo hecho de ocupar un territorio. Si uno considera a las Malvinas como una extensión del Atlántico Sur, dentro de un marco regional de América Latina, es la misma cosa, es inventar un pueblo que no existe en relación a la autonomía y la independencia. En cada instancia está dentro, y ha internalizado la hegemonía inglesa. Hablar de autodeterminación no tiene ningún sentido. No tienen historias de independencia, ni cultura de independencia. Chupan de la teta de Inglaterra desde el comienzo.
–¿Lo sorprendió el respaldo internacional al reclamo argentino?
–Es una expresión más del regionalismo que ha crecido, del aumento del comercio entre los países, de la mayor intensidad de las relaciones bilaterales y multilaterales. Los países de la región han fortalecido los lazos comerciales y económicos, en rechazo a la dominación; han expresado esta solidaridad con la Argentina.
–Se cumplen 30 años del conflicto bélico en las Islas Malvinas. ¿Cómo recuerda ese triste episodio?
–Fue una aventura mal planificada y simplemente una forma de distraer el fracaso del mandato de la dictadura. Fue una forma de desviar la atención cuando el régimen dictatorial estaba muy debilitado internamente y con poca proyección para el futuro, tanto por la falta de respaldo político, como por su claro fracaso económico. <
Once: “Ni tragedia ni accidente”
Petras dio su punto de vista sobre el choque del tren de la línea Sarmiento en la estación de Once.
“Hubo un acto criminal en el choque del tren. ¿Cómo se puede hablar de tragedia cuando los dueños privados no han hecho ninguna inversión? No sólo se debe nacionalizar el tren y terminar con el contrato, sino que los responsables deben ir a juicio. Cuando no se hacen inversiones para mantener el equipo y se ocasionan más de 50 muertes se trata de un acto criminal. Una tragedia tiene lugar cuando sucede algo que no puede ser anticipado, cuando una persona, a pesar de sus mejores intenciones y esfuerzos, encuentra un resultado negativo, eso es una tragedia. Pero cuando no haces inversiones, cuando no hay seguridad, eso es un acto criminal.
–Se refiere a la empresa... ¿Y el rol del Estado?
–Eso también, es una actitud laissez faire. En este sentido, creo que ahora debemos considerar la falta de regulación por parte de los poderes públicos. Desde hace mucho tiempo había avisos de los sindicalistas sobre el estado del servicio ferroviario. Recuerdo que cuando estuve en la Argentina, muchos de ellos me contaban los problemas que existían y cómo los pasajeros culpaban a los sindicatos cuando había una demora. Y siempre se trataba de fallas en los diversos mecanismos de los trenes. Y creo que es algo que debe cambiar a partir de la forma de organizar la empresa.